ESG y confianza en las empresas

Columna
Magdalena Browne

Decana Escuela de Comunicaciones y Periodismo Universidad Adolfo Ibáñez

En los últimos años, tanto en el mundo empresarial como académico, se ha debatido intensamente sobre el aporte de los criterios ESG en la gestión de los negocios. Con ello, ha crecido el interés por conocer su impacto en el desempeño de las compañías.

La mayor parte de la investigación especializada se ha centrado en medir la asociación entre ESG y el comportamiento financiero corporativo, especialmente, en la toma de decisiones de inversión; en cambio, son limitados los estudios sobre sus efectos en la confianza percibida de las empresas. Este vacío no es menor, en particular en Chile, donde cómo construir mayor confianza y adoptar el enfoque ESG son de los desafíos más nombrados en las gerencias de comunicaciones y sostenibilidad, como también de manera creciente en directorios y foros empresariales.

En esa dirección, el estudio Valor Productivo, elaborado por la UAI, Gestión Social y Criteria, entrega evidencia que permite conectar las dimensiones de la ESG y la percepción de confianza hacia las principales industrias exportadores del país -incluyendo la minería del cobre, la salmonicultura, el litio, la fruticultura y el sector forestal.

Desde la sociología, se puede entender que la confianza se funda en dos tipos de expectativas. La primera refiere a la «benevolencia», o la creencia de que la organización tiene la voluntad de contribuir al bien de los demás; la segunda, a la efectividad o competencia técnica percibida para cumplir con lo que se espera en el ámbito de experticia de la empresa.

Valor Productivo nos permite ratificar que, para el caso de las industrias exportadoras, este último aspecto no solo tiene que ver con su contribución económica -como se solía entender hasta hace algunos años en el management tradicional-, sino que también con su comportamiento en las áreas medioambiental, social y de gobernanza.

Adicionalmente, se confirman otros dos hallazgos básicos. Primero, los factores críticos que más inciden en la percepción de confianza difieren según el tipo de industria. Segundo, que las numerosas variables asociadas a la ESG se pueden jerarquizar. Ello, sin duda, es algo muy obvio, pero es una evidencia a veces olvidada en la gestión de la ESG, en la que se destinan amplios recursos en generar reportes de un sinfín de indicadores, sin priorizar ni considerar la pertinencia y particularidad de cada sector.

Finalmente, para la mayoría de las industrias medidas, se corrobora que las relaciones comunitarias son un factor transversal y fundamental para alcanzar la confianza ciudadana. Es común escuchar entre los expertos y ejecutivos interesados en la ESG, que la letra “S”, en referencia a los aspectos sociales, es el campo más desconocido y difícil de medir en las compañías. En esta dirección, el trabajo de Becchetti et al (2022) puede entregar algunas pistas: propone un enfoque relacional para la evaluación del pilar social de la ESG, asociados a indicadores de sentido de comunidad, empoderamiento, buenas prácticas de ayuda mutua y participación, tanto dentro de la organización como a nivel territorial, que pueden activar relaciones de reciprocidad y –finalmente- confianza.

En definitiva, cuando hablamos de construir confianza, tan importante como el resultado es el tipo de relación que las compañías establecen con sus entornos. Esa cuestión es central para que la confianza se constituya efectivamente en un capital -esta vez, del tipo social- para la empresa.

Columna
Autor Prueba

Cargo Test

Columna de Joaquín Sierpe, Economista de Pivotes. El debate respecto a cómo proyectamos la salmonicultura nacional lleva demasiado tiempo trabado y es positivo que se reactive. Sin embargo, intentar cerrarlo dejando de lado visiones importantes sobre la industria solo será foco de nuevos conflictos.

leer más

Nota
Bío Bío Chile

En su visita a Chile en mayo de 2023, el relator especial sobre derechos humanos y medio ambiente de la ONU, David R. Boyd, visitó Calama, San Pedro de Atacama, la zona de Quintero-Puchuncaví, Santiago y Puerto Montt, para abordar los principales conflictos medioambientales que enfrenta nuestro país: acceso al agua, extracción de litio en los salares, las zonas de sacrificio, la contaminación atmosférica y el despliegue de la salmonicultura.

leer más

Nota
SalmonExpert

A pesar de este importante número, el porcentaje de personas al que le dio confianza la industria en las regiones de mayor incidencia de la actividad productiva, fue de un 27%.

leer más

QUIÉNES SOMOS